Un ironman desde dentro

Home  >>  Coaching y Psicología  >>  Un ironman desde dentro

Un ironman desde dentro

Hace poco una persona sabia y con unos cuádriceps que dan miedo cuando se ponen a pedalear me dijo… “dile que el ironman le tiene que salir de dentro, no de fuera”. Buena frase para resumir lo que significa esto para el 85% de los que practican larga distancia y espero que para el 99% de los que debutan.

Queda mal que lo diga yo, que lo diga un mindundis con la gran suerte de contar con colaboradores que hacen mi sueño triatlético más fácil… pero la meta de un ironman no se cruza con carbono, calcetines recuperadores ni cascos aero… y tampoco con GPS que nos dicen, manda huevos que una máquina sea la que me lo diga, a cuanto debo o estoy corriendo.

Half ironman castellón

Laia sufriendo en el Half Infinitri de Castellón

Un ironman se cruza con el corazón.

Llevo varios años en esto del swimbikerun, menos de los que algunos piensan, pero soy muy obsesivo en todo lo que hago y cuando me pongo con algo… me pongo… porque me pone… jajaja.

Con el tiempo he pasado de debutante a entrenador, de buscar motivación por internet a escribir para hacer saltar una chispa en otros con miedo a dar el salto al mundo triatlético pero hay algo que no he perdido y de lo que creo escribo demasiado en este blog, que por el contrario tengo muy abandonado, la ilusión.

Este año he tenido que hacer frente a muchos cambios, de vida, de ciudad, de casa y he reenfocado la temporada, hago lo que puedo cuando puedo. Me sabe a poco pero es lo que hay así que hace meses decidí centrarme en alguien que dentro de 5 días debutará en larga distancia. Alguien joven pero tozuda, inexperta pero disciplinada, a veces llorica pero orgullosa, con una calidad que asusta pero paciente… Laia está a punto de ir a por un sueño que le cambiará la vida.

Reconozco que no había vivido un Ironman tan de cerca como hasta ahora. Había sufrido las interminables salidas en bici, las mañanas acuáticas, las series en pista, las malditas transiciones… Pero no había visto a alguien darlo todo por un sueño, no había visto a alguien tan tan cerca, alguien que en tu lista de prioridades está más arriba que tu mismo, ver a este alguien llorar de rabia por no poder seguir unos pies en la piscina, gritar de dolor a 500m de meta, callar de resignación en el km 170 de bici en plena cuesta a 1500m de altura…

Y al mismo tiempo he visto como todo este sacrificio, lágrimas y disciplina puede ligeramente torcerse por el lado oscuro como diría Yoda, buscando, perdón centrando las esperanzas de resultados en el cambio de material.

Tener el mejor de los materiales es perfecto, realmente se rascan minutos al crono pero el crono se parará igualmente en el km 27 de la maratón de un Ironman si no tienes dentro algo que te dice que “tu sueño está a solo 15km”, algo que te recuerde porque te has levantado a las 6 de la mañana una media de 10 días al mes y te has perdido 3 de cada 4 encuentros familiares porque estabas entrenando, destrozado o bien de viaje compitiendo. Ese algo que ha hecho de ti algo más duro que el mármol, algo que nadie entiende, un noseque que nos lleva a luchar por encima del maldito dolor de piernas.

Entrenar bici ironman

Últimas pedaladas en carreteras brasileñas testeando el material Spiuk que nos llegó justo antes del viaje a Brasil.

Laia ha luchado, ha mejorado, ha llorado, reído y odiado muchos kms, hemos discutido, hemos hecho planes juntos, hablado de triatlón y del fin del mundo, me ha gritado en pleno entrenamiento porque sus piernas no querían dar más a lo que yo he respondido “VAMOS J….R” 9 de cada 10 veces… y ahora. A 5 días del gran día, a nada y menos del Ironman de Fortaleza, instalados en pleno vendaval brasileño probando largas carreteras acoplados luchando a la ida contra el viendo y surfeando en cada pedalada a 40km/h a la vuelta… al fin ha recuperado la ilusión, y digo recuperado porque hasta hace poco su vida eran números, kms/h, segundos, horas, porcentajes y gps…
Pero 4 charlas con viejos sabios (gracias amigos) que como yo valoramos los 226km de un Ironman han cambiado punto de vista y se que devorará lo que le separa de la meta sintiendo el agua entre los dedos, escuchando el viento surfear por la piel y el estremecer del asfalto aguantando cada fuerte pisada que ella da y dará hasta la meta.

Últimos imputs:

  • El ironman termina al llegar a meta
  • Caminar no soluciona nada porque tarde o temprano habrá que volver a correr.
  • No persigáis a los que os adelanten, cada uno con su guerra.
  • Al viento no se le vence, no es una cuesta que si aprietas un poco más termina antes, el viento sigue allí por más que te levantes pegues 4 espavientos y vuelvas a sentarte sintiéndote vencedor, error! El viento seguirá allí y tu un poco más muerto.
  • Hidratación, alimentación.
  • Pensar en aquellos que nos han ayudado poco o mucho para que podamos estar aquí.
  • Pensar en aquellos que no dieron un duro por nosotros, esto va por aquellos que se rindieron antes de intentarlo.
  • Decisión.
  • Concentración.
  • Porque no… algo de miedo.
  • Ilusión.
  • Soñar.

5 días y nos enfundamos el mono, 5 días y Laia, Sergi, Guillermo y yo estaremos en la línea de salida de unos 226km que dentro de unos años contaremos a nuestros nietos.

Vamos?     VAMOOOOS!

Resultado ironman

2ª clasificada del GGEE 18-24F. Un gran resultado para un gran debut!

 

Anotación post Ironman Fortaleza:

Laia lo consiguió, cruzo la meta, lloró en meta, se lo merecía, ha conseguido uno de sus mayores retos pero se que esto no termina aquí, tiene potencial para mucho más!

Fué un ironman duro, muuuuy duro, llevo con este 8 triatlones de larga distancia, entre ellos 3 Altrimans y en Fortaleza me saltaron las lágrimas… una natación sin neopreno y pocos triatletas que se parecía más a una lavadora que a una playa brasileña, una bici con un viento de otro mundo donde pase el km 65 a casi 40km/h de media y terminé la bici sub 30km/h, muchos retirados también por las altísimas temperaturas y escasez de agua en los últimos kms. Carrera a pie llegando a casi 30º de temperatura y humedad para correr con neopreno casi. Pero lo hicimos y compartimos los últimos 30 kms de la maratón, esto no nos lo quita nadie, un ironman juntos! un sueño, una ilusión, una meta al lado de la persona que quieres.

Entrenar la carrera a pie para un triatlón ironman

Compartiendo kms en la maratón del ironman

Ahora vamos a hacer un break, ahora debe centrarse en su preparación MIR gracias a Academia MIR CTO que le apoya en este camino de “Tridoctora”. Vamos a trabajar para ganar velocidad, fuerza y reforzar para en el futuro volver a la larga distancia. Como siempre la paciencia es la madre de todas las ciencias, debe saber hacer un paso atrás para avanzar 3. Estaré a su lado, ha demostrado que consigue lo que se propone.

Felicitats TriDoctora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *