La maldita zona de confort

Home  >>  Disfrutar entrenando  >>  La maldita zona de confort

La maldita zona de confort

Constantemente recibimos mensajes de que para mejorar debemos salir de la “zona de confort”, que debemos apretar los dientes, debemos exprimirnos, debemos saber sufrir y esperar el trabajo de sus frutos.
…. Esto es muy duro chicos… muy duro.

Yo distingo dos zonas de confort, la primera es sobre la que todo el mundo escribe, la de apretar ritmos en las series para mejorar nuestros registros en carrera a pie, la de aguantar las piernas quemando luchando contra los watios en la bici, o desvivirse por seguir los pies de un amigo nadador que nos lleva con el gancho en la piscina. Salir de esta zona de confort, siempre que se tengan en cuenta los importantes rodajes suaves y días o periodos de descanso, nos hace más rápidos, más resistentes, rendir a un nivel más alto.
Entrenamiento triatlón y familia

No obstante hay otra zona de confort, la de levantarse sin sueño, ir sin estrés de lunes a domingo, disfrutar de quedarse 10minutos más en la cama, tener una agenda de trabajo y reuniones sin interrupciones, etc. Y por más que alguno ahora me diga que no ha eliminado alguno de estos privilegios al pasarse al triatlón, todos hemos tenido que romper con muchas de estas comodidades a cambio de una u otra medalla de finisher.
Triatlón sprint por equipos del prat

Evidentemente dependiendo del nivel y experiencia de cada uno, competir en algunas pruebas sin más objetivo que disfrutar no conlleva grandes sacrificios pero a veces si te marcas un objetivo exigente, algo que ahora está fuera de tu alcance, una medalla o posición final impensable hace poco… entonces hay que salir de la esta otra zona de confort.
Levantarse en invierno a las 6-6:30 de la mañana para ir a la piscina, correr en enero a las 7 de la tarde tapado hasta las orejas, luchar encima de la bici contra el viento primaveral, sufrir en julio las interminables sesiones de bici bajo un sol…. Es muy duro.

Así que debemos tener varias cosas claras y organizar algunos elementos de nuestra semana para no sucumbir, para no rendirnos, para no quedarnos esos 10minutos extra en cama.

1- Ilusión vs obligación

Inicia este camino con ilusión y no por obligación. ¡Si no te apetece hacer un ironman no lo hagas porque es lo que hacen tus amigos, yo soy calvo y no podría llevar rastas por más de moda que se pusieran!

2- Amigos y liebres

Comparte este camino con otros triatletas, únete a un club de triatlón, busca un grupo de natación que te ayude a levantarte por la mañana, tu y yo sabemos que solo no se consiguen esos segundos de menos en el crono!
compañeros club triatlón

3- Competiciones

Si tu objetivo está a meses vista organiza el calendario para competir en otras pruebas que te aportarán mucho para tu día D. Úsalas como tests para ver como va tu preparación, sacar ritmos acumulando fatiga de entrenamientos previos y sobretodo no tener un único objetivo a lo lejos, somos pacientes pero no tanto! ¡Hay que tener cosas a mediocamino que despierten nuestro espíritu competitivo y nos mantengan con algo de tensión!
Swim Run costa brava

4- A tomar por… A tomar viento!

Aprende… a mandarlo todo a tomar por c…o de vez en cuando. No somos pros, no queremos ser pros, vamos al fisio, tenemos alguien que nos asesora en nutrición, tenemos un entrenador de triatlón pero también tenemos trabajo, hijos, amigos, la ciudad está llena de gente estresada, semáforos colapsados, dependientes con defecto de fibra en la dieta, periódicos con políticos corruptos,… así que algún día tomate el lujo de mandarlo todo a freir espárragos y si… quédate 10 minutos más en la cama, desayuna en una terraza con tu familia y ni pienses en el entrenamiento.

5- Resultados milagrosos, no gracias

No hagas caso de todo lo que lees, no sigas a ningún blog, incluido este, ni youtuber como a un dios dueño de la verdad y resultados absolutos. Internet y las redes sociales pueden hacer mucho daño. Si alguien hace o dice que terminó un ironman preparándolo en solo 1 mes, si alguien rebasa tu marca de 10km en 5 minutos a pesar de llevar poco en esto… pues felicidades pero tu eres tu. Escucha tu cuerpo, fíjate en otros para motivarte pero no para exigirte! Trabaja, se paciente, planifica con cabeza, déjate aconsejar, cumple plazos de froma progresiva, sueña y los resultados llegarán.
Llegada half triatlón peñíscola

6- Ilusión vs obligación

Pues esto mismo. Lo primero vuelve a ser lo último. Porque sin ilusión todo lo demás no sirve de nada. De NADA.

No he dicho nada que no supieras ya, pero algunos días me caliento, me desespero, me rompo la cabeza para intentar que algún pupilo disfrute de lunes a domingo, vea esto como su sueño y mire el futuro con una sonrisa, no con un resoplo, no con desgana.
entrenar bici triatlón

Busquemos soluciones, busquemos amigos, busquemos una prueba intermedia en tu pueblo para que abuela te anime antes de la meta, busquemos el origen de todo esto, busquemos porque narices merece la pena levantarse a las 6 de la mañana para sufrir, enfundarse las zapatillas, gafas de natación, encender el potenciómetro y salir a correr antes del amanecer, tirarse a la piscina que está helada o pedalear a solas en una habitación con la única compañía de una pared blanca de 3×3 metros que te recuerda eres un poco tonto… pero eres feliz, único y te sientes vivo y lleno de energía para comerte este mundo estresado… otros se lo pierden… más para nosotros.

A POR TODAS!

One Comment so far:

  1. Adonys Betancourt León dice:

    Hola, me ha gustado mucho la idea que mi zona de confort en lugar de ser estar en casa con todo tiempo del mundo para hacer cualquier cosa, sea la de no tener tiempo para nada y de estar entrenando, trabajando, atendiendo a la familia y compitiendo con unos mismo cada vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *